BIKE POLO ECUADOR

Bike polo quiteño

Carta de un Ciclista

Esta es una carta de esas que llegan en cadena, me la mandó una pana y aunque no soy de reenviar estas cosas me parece oportuno publicarla, reenvíenla o avísenla a sus panas conductores para que la lean.
Gracias Gaby!

AMIGO CONDUCTOR: Tú que vas al volante, en un vehículo de mas de 500 kilos de peso, con un potente motor que responde de manera inmediata con tan solo ejercer un poco de fuerza sobre el acelerador. Tú que aunque llueva estas protegido del agua y del frío, que para ver mejor, solo tienes que mover una “palanquita” para que se activen los limpiadores, que en la noche solo giras una perilla y el mundo se ilumina a tu paso, que llevas el control sobre el volante de más de una vida en tus manos, te pregunto:

¿Por que si voy delante de ti, en muchas ocasiones no me respetas? yo represento otro vehículo, “no motorizado” pero vehículo al fin y al cabo, sin importar sus dimensiones. Estoy de acuerdo que a veces es necesario que bajes la velocidad si acaso estoy frente a ti y no puedes pasar, pero solo recuerda esto:”Yo te llego a quitar un minuto de tu vida, pero tú me puedes quitar la vida en un segundo” ¿has pensado en eso? Todos los días me puedes ver en las calles, en las carreteras, desplazándome en un vehículo que no pesa ni la vigésima parte del peso de tu carro. me desplazo así porque tal vez no tenga otro medio de transporte; porque voy a mi trabajo, porque quiero ahorrar dinero, librarme del tráfico; porque salgo a hacer deporte; porque no quiero contaminar, en fin, no importa cuál sea el motivo de estar ahí rodando más lento que tú, lo que importa es que estoy ahí, circulando en las calles, luchando por un espacio. Tomando en cuenta que las ciudades, en su mayoría, están diseñadas para los carros, considero que podrías compartir ese pedacito de calle cuando me veas, simplemente cambiando de carril, dándome seguridad, cuidándome, recordando que en cultura vial el primero es el peatón, segundo el ciclista, tercero motociclistas, luego automovilistas y por último los transportes pesados (autobuses, camiones y trailers)

¿Alguna vez te has sentido amenazado ante los conductores de autobús o trailers? Pues muchos ciclistas se sienten así, ante los automovilistas y por eso van por las banquetas (indebidamente) o en sentido contrario para evitar ser atropellados pero sin considerar que pueden causar un accidente con los peatones que no los esperan venir a sus espaldas. Si tu nos respetas les darás confianza para hacer las cosas bien.

¿Recuerdas que te dije que llevas más de una vida en tus manos? Como se sentirá una persona que por impaciencia termina con la vida o la calidad de vida de otra y de los que dependen de él? Dejar a alguien muerto o en silla de ruedas por un momento de irreflexiva prisa, no ha de ser fácil de sobrellevar.

Además, si lo vemos desde el punto de vista lógico y científico: Una Ley física dice que, dos cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo. Míralo de la siguiente manera: Si tienes que bajar la velocidad, significa que tu llegaste a mí, por lo tanto yo estaba ahí primero.

Por favor empatía.

Amigo, ponte en mi lugar, date cuenta del esfuerzo físico que yo tengo que hacer para alejarme de ti, para evitar que me arrolles, para no sentirme culpable porque te hago bajar la velocidad, para … que importa,
Tú solo aceleras moviendo un pie. Yo soy la carrocería de mi vehículo, lo cual no es difícil de entender. Uso casco, guantes, chamarras que brillan, luces, cintas reflejantes en mi ropa, todo esto buscando dos objetivos:

1.- Protegerme, buscando mi seguridad.

2.- Llamar tu atención, buscar que me veas ¿me ves? dime que el gastar el dinero en luces, pilas, cintas reflejantes, para ser visto por ti sirve de algo si yo uso cintas reflejantes en la noche, ¿podrías dar la luz para que se refleje? podrías prender tus luces por favor. Ahí estoy, ahí voy, compartiendo la calle con ustedes.

Amigo conductor, si luego de leer esta información cambias de opinión, considera de ahora en adelante hacer lo siguiente:

– Compartir el camino simplemente cambiando de carril – Ceder el paso al ciclista – Proteger a aquellos que su única carrocería es su propio cuerpo – Prender las luces cuando tu visibilidad sea menor – Comprender que el esfuerzo de cada uno de nosotros merece respeto – Ser un conductor respetuoso que deja metro a metro y medio de distancia lateral entre bicicleta y auto.

Si respetas los señalamientos de tránsito, semáforos, glorietas, vueltas me das más oportunidad de sobrevivir, no sabes los sustos que nos dan l@s conductor (e)(a)s que se pasan los altos y dan vueltas en sentido contrario o van a exceso de velocidad en calles y cruces.

Y recuerda:”yo te llego a quitar un minuto de tu vida, pero tú me puedes quitar la vida en un segundo” comparte el camino.

Atentamente: Tu amigo el ciclista.

Archivado en: Noticias

One Response - Comments are closed.

  1. frankieboy dice:

    Gracias Gaby, no pudo haber sido dicho mejor.

Únete a otros 31 seguidores

Hazte amigo!

A %d blogueros les gusta esto: